US-POLITICS-OBAMA-TRUMP

Source: JIM WATSON / Getty

Telemundo Noticias .- La Corte Suprema examinará en los próximos meses la validez de dos de las medidas más relevantes del Gobierno de Donald Trump para frenar la llegada de inmigrantes por la frontera.

Los magistrados han aceptado revisar el programa para devolver a México a personas migrantes que solicitan asilo en la frontera, conocido como Remain in Mexico o Quédate en México, después de una apelación de la Administración pues una corte inferior bloqueó la medida.

El programa, con el que más de 60,000 personas en busca de refugio han sido devueltas a territorio mexicano para esperar sus audiencias migratorias (pospuestas por la pandemia), sigue vigente en lo que se resuelve la disputa legal por una decisión anterior de la Corte Suprema.

Según activistas, la política amenaza a personas que de por sí salieron de sus países huyendo de violencia, pues las deja varadas en ciudades mexicanas con altos índices de delincuencia.

“Los solicitantes de asilo enfrentan un grave peligro cada día en que esta política ilegal y depravada sigue en efecto. Los tribunales han fallado en su contra en varias ocasiones, y la Corte Suprema debe hacer lo mismo”, opinó Judy Rabinovitz, abogada de la Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU, en inglés), uno de los grupos que presentó la demanda original en contra de Quédate en México y los así llamados Protocolos de Protección a Migrantes.

Los magistrados también examinarán la estrategia del presidente para construir el muro fronterizo: su plan consta en desviar hasta 2,500 millones de dólares de fondos del Pentágono para ese fin, ante la negativa del Congreso de aprobar financiamiento para la barrera migratoria.

Un tribunal de apelaciones determinó en junio que esta acción para el muro fronterizo era ilegal, pues falló que el poder ejecutivo “carecía de autoridad constitucional independiente para autorizar la transferencia de fondos”. La Casa Blanca apeló.

La corte nunca divulga por qué decide o no tomar un caso para revisión. En la actualidad tiene cinco magistrados conservadores y tres progresistas, tras la muerte de Ruth Bader Ginsburg; sin embargo, el Senado puede sancionar en los próximos días la incorporación de Amy Coney Barrett, seleccionada por Trump, que reforzaría la mayoría conservadora.

En las audiencias ante la comisión jurídica, Coney Barrett no contestó varias preguntas sobre sus posturas ni criterio para determinar casos.

El voto sobre si avalarla al puesto vitalicio en la corte está programado para este 22 de octubre en el Senado, controlado por mayoría republicana, a pesar de críticas de que esa decisión no debe ser prioridad faltando apenas días para las elecciones de noviembre.

Además, los casos sobre la validez de Quédate en México y el desvío de fondos para el muro probablemente no será determinado sino hasta 2021, pues la agenda para este periodo del tribunal ya está llena, por lo que su futuro depende también de si Trump es reelegido el 3 de noviembre.

“Si hay una nueva Administración entrante el siguiente año, ponerle fin a esta y varias otras políticas, que el Gobierno de Trump ha implementado para socavar los derechos de solicitantes de asilo, debe ser una prioridad”, indicó Melissa Crow, abogada del Proyecto de Justicia Migrante del grupo Southern Poverty Law Center, en un comunicado sobre la decisión de la Corte Suprema.