Immigration Activists Rally Against President Trump's Decision To End DACA Program

Sean Drakes/CON

(CNN) El gobierno del presidente Donald Trump no aceptará nuevas solicitudes para el programa creado en la era Obama que protege de la deportación a ciertos inmigrantes indocumentados que vinieron a Estados Unidos cuando eran niños; así mismo limitará las renovaciones a un año en lugar de dos mientras revisa el programa, dijo el Departamento de Seguridad Nacional este martes.

El anuncio, que se produce más de un mes después de que la Corte Suprema bloqueó el intento del presidente Donald Trump de poner fin al programa de Acción diferida para los llegados en la infancia, parece tener la intención de ganar tiempo mientras la administración decide sus próximos pasos.

Trump ha criticado reiteradamente a DACA como parte de su agenda contra la inmigración, pero tres años después del inicio de su administración no ha podido finalizar el programa como lo prometió después de una serie de demandas. Es probable que el último intento de poner límites al programa en el período previo a las elecciones de 2020 alimente la incertidumbre en las vidas de miles de inmigrantes que son beneficiarios del programa o que planean solicitarlo.

Trump afirmó en una rueda de prensa que “va a trabajar con mucha gente en DACA“, cuando se le preguntó sobre el anuncio del martes.

“Vamos a hacer feliz a DACA y a las personas y representantes de DACA y también vamos a terminar con un fantástico sistema de inmigración basado en el mérito”, dijo Trump.

Pero la decisión esbozada por la administración el martes pondría límites a las personas que ya están en el programa y excluiría a aquellos que pueden ser elegibles pero que aún no lo han solicitado.

La medida seguramente enfrentará desafíos legales. Un juez federal había dicho a principios de este mes que la administración debe comenzar a aceptar nuevas solicitudes para DACA.

“La administración ahora está llevando a cabo una revisión exhaustiva del programa DACA y las justificaciones que se han ofrecido para liquidar DACA, incluida su ilegalidad y los efectos negativos que el programa tiene en lo que yo llamo ‘comportamiento migratorio’, incluido el contrabando y los cruces ilegales”, les dijo un alto funcionario de la administración a periodistas.

La Casa Blanca organizó una reunión telefónica con los periodistas bajo la condición de que se le otorgara el anonimato al funcionario.

“La próxima vez que la administración actúe sobre DACA, será la base de una revisión exhaustiva de las justificaciones sustantivas de política legal y legal ofrecidas para cerrar el programa”, agregó el funcionario.

Mientras tanto, el gobierno rechazará todas las solicitudes iniciales y pagos para nuevas solicitudes “sin perjuicio” de futuras aplicaciones.

La administración adjudicará todas las solicitudes de renovación “caso por caso” de conformidad con la ley de inmigración, pero proporcionará renovaciones por un año, en lugar de los dos años actuales. Y todas las solicitudes de libertad condicional avanzada “serán rechazadas en ausencia de circunstancias extraordinarias”.

En un fallo de 5-4 en junio, la Corte Suprema bloqueó el intento de la administración Trump de terminar con DACA, un programa establecido en 2012 que protege de la deportación a los inmigrantes indocumentados que llegaron a Estados Unidos siendo niños y les permite trabajar en el país.

La demora ha dejado en el limbo a miles de inmigrantes que son elegibles para el programa y ha provocado indignación entre los abogados que alegan que el gobierno está desafiando las órdenes judiciales.

El secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf, detalló los cambios en un memorando publicado el martes. Es el tercer memorando que la administración Trump emitió en un intento de rescindir el programa, aunque Wolf no llegó a ponerle fin por el momento.

“He concluido que la política de DACA, como mínimo, presenta serias preocupaciones de política que pueden justificar su rescisión total”, escribió Wolf, y agregó que la responsabilidad recae en el Congreso para que este actúe.

Wolf justificó la decisión de rechazar a los nuevos solicitantes argumentando que cualquier razón para mantener el programa “tiene una reducción significativa, sino una completa falta” respecto a las personas que aún no están inscritas.