President Trump Holds News Conference Day After Midterm Elections

Mark Wilson

Telemundo Noticias .- Donald Trump, desea expandir las restricciones migratorias por medio de una orden ejecutiva que suspendería varios tipos de visados para trabajadores temporales extranjeros hasta fines de año, según fuentes consultadas por la cadena de radio pública NPR.

La orden, que se produciría en un momento en el que la economía se ha contraído y el desempleo ha aumentado como consecuencia de la crisis provocada por el coronavirus, podría afectar a unas 240,000 extranjeros que buscan trabajan en las industrias de tecnología, finanzas y hotelería.

La orden estaría destinada a las visas H1-B para mano de obra calificada, utilizadas frecuentemente por compañías de tecnología; visas L-1 para ejecutivos de grandes compañías; visas H-2B para obreros de la construcción y empleados hoteleros, y visas J-1 para profesores universitarios, investigadores y otros trabajadores de la cultura.

Trump dijo el sábado durante una entrevista con la cadena Fox News que anunciaría nuevas restricciones en los visados este domingo o lunes. Agregó que el plan no afectará a trabajadores que ya se encuentren en el país.

El medida podría afectar a decenas de miles de extranjeros que buscan inmigrar a Estados Unidos para trabajar legalmente. Durante el año fiscal 2019 (octubre 2018 – septiembre 2019), la visa H-1B fue otorgada a más de 130,000 personas; y la 98,000 recibieron la H-2B, según cifras oficiales consultadas por Bloomberg.

La restricción no incluiría los visados H-2A para trabajadores agrícolas, que según Trump son necesarios para asegurar el suministro de alimentos durante la pandemia. Los empleados del sector salud que atienden casos relacionados al coronavirus también estarían exentos, indica NPR.

El presidente firmó un decreto en abril con el que suspendió la inmigración por 60 días a los solicitantes de asilo sin una visa válida y a los solicitantes de green card o residencia permanente que se encuentren fuera del país.

Trump justificó esa decisión alegando “el impacto de los trabajadores extranjeros en el mercado laboral estadounidense, en particular en un ambiente de alto desempleo interno y una demanda suprimida de mano de obra”, entre otros factores como la carga al sistema de salud.

Quedaban exentos de esa prohibición los cónyuges e hijos menores de edad que residentes y ciudadanos quisieran apadrinar; y los trabajadores temporales del sector sanitario.

A estas prohibiciones se suma que las oficinas consulares y embajadas en el extranjero no están emitiendo visados de entrada al país, y tanto la frontera con México como la canadiense están cerradas a los viajes no esenciales, de forma que todos lo que llegan allí a solicitar asilo, aunque tengan motivos para ello, son devueltos si no cuentan con un visado válido.