Obama wage“No puedo detenerme y no hacer nada” dijo el presidente Barack Obama, en relación al sistema de inmigración.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció hoy que tomará medidas ejecutivas relacionadas con el sistema de inmigración porque el país “no puede esperar al Congreso”, ante la falta de voluntad de los republicanos de votar la reforma migratoria.

“En esta situación, el hecho de que los republicanos de la Cámara de Representantes se nieguen a aprobar una maldita ley es malo para nuestro país, malo para nuestra economía y malo para nuestro futuro”, dijo Obama en una declaración ante los medios desde la Rosaleda de la Casa Blanca.

Obama compareció ante los medios para hablar de “la falta de voluntad de los republicanos de someter a voto la reforma migratoria y anunciar un nuevo esfuerzo para arreglar todo lo posible el sistema de inmigración roto mediante acciones ejecutivas”, dijo a Efe una fuente de la Casa Blanca.

“La semana pasada, el presidente (de la Cámara de Representantes) Boehner informó al presidente Obama de que la Cámara baja no votará la reforma migratoria este año”, señaló la fuente, que pidió el anonimato.

Un año después de la aprobación del proyecto de reforma migratoria en el Senado, la mayoría republicana en la Cámara de Representantes no ha actuado para votar su propia versión del texto legislativo, una de las grandes prioridades del segundo mandato de Obama.

“La falta de acción de los republicanos ha detenido una reforma de sentido común, que proporcionaría más recursos para fortalecer la seguridad en la frontera, ayudar a la economía, hacer que todos los negocios respeten las reglas, modernizar nuestro sistema de inmigración legal y sacar de las sombras a 11 millones de personas” indocumentadas, indicó la fuente.

Ante ese panorama, Obama anunció el lunes que encargará al secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, y al fiscal general, Eric Holder, desplazar “recursos de seguridad disponibles y apropiados desde el interior (del país) a la frontera”, señaló.

“Proteger la seguridad pública seguirá siendo una prioridad y seguiremos centrados en deportar del interior del país a aquellos que hayan cometido crímenes graves, pero redireccionaremos otros recursos para asegurarnos de que seguimos haciendo lo necesario para mantener nuestra frontera segura”, indicó la fuente.

En segundo lugar, Obama ha ordenado a su equipo “identificar acciones adicionales y enviarle recomendaciones antes del final del verano (boreal) sobre pasos que pueda tomar sin el Congreso, pero dentro de sus autoridades existentes, para arreglar lo máximo posible el sistema de inmigración roto”.

No obstante, Obama dejó claro que a pesar de las acciones ejecutivas que pueda tomar, “nada reemplazará la capacidad del Congreso de aprobar una reforma migratoria y seguirá pidiendo una legislación” sobre el tema.

Vean el video aquí.

×