President Donald J. Trump...

The Washington Post

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró este viernes la emergencia nacional por el brote de coronavirus, invocando la Ley Stafford para abrir la puerta a más ayuda federal para las regiones afectadas. “Otorgaremos 50.000 millones de dólares, una suma importante, para los estados y municipios”, informó el mandatario en una rueda de prensa en la Casa Blanca.

“Para liberar todo el poder del gobierno federal, estoy declarando oficialmente una emergencia nacional”, dijo Trump, y pidió a todos los estados de EEUU que establezcan centros de operación de emergencia. También dijo que su gobierno está acelerando los estudios en pacientes, en medio de las críticas por la falta de suficientes kits de testeo en todo el país.

Trump informó que su gobierno también está trabajando con Google para crear un sitio web de pruebas de coronavirus para ayudar a los médicos y pacientes a evaluar su riesgo y dónde pueden recibir una prueba. La doctora Deborah Birx, una de las líderes del equipo de trabajo dirigido por el vicepresidente Mike Pence, dijo que el objetivo es llevar esa guía a todo el país.

En la conferencia de prensa, Trump también hizo hablar a los CEOs de compañías como Target, Walmart, CVS y Quest Diagnostics para que dijeran lo que están haciendo para atender la necesidad de pruebas y cuidado de la salud.

Trump está bajo una presión cada vez mayor para tomar medidas al tiempo que gobernadores y alcaldes en todo el país intensifican las disposiciones para mitigar la propagación, cerrando escuelas y cancelando eventos públicos.

La Ley Robert T. Stafford de Ayuda por Desastre y Asistencia por Emergencia de 1988 es la norma que autoriza la asistencia federal cuando el Presidente declara zona de desastre en algún estado o jurisdicción, de acuerdo a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés). La sección 308 de la Ley Stafford protege a los individuos de ser discriminados en los programas de asistencia por desastre. La sección 309 de la Ley Stafford aplica estas provisiones no discriminatorias a todas las organizaciones privadas participantes que proveen ayuda en los esfuerzos de respuesta y recuperación.

De esta manera, la administración Trump puede contar con fondos casi ilimitados para hacer frente a la pandemia por coronavirus que tiene en vilo a todo el planeta y que ya provocó 33 muertes a lo largo de su territorio.

La decisión de la Casa Blanca llega 48 horas después de que dispusiera la cancelación de los vuelos hacia y desde Europa y que ayer jueves se vivieran momentos de incertidumbre financiera por el colapso de los mercados bursátiles a nivel mundial.

Fuente: Infobae.