Los grupos extremistas utilizan el internet y las redes sociales para perjudicar a los hispanos en los Estados Unidos.