Se han extremado las medidas de seguridad en Miami, Florida para el Super Bowl 54. La policía, el servicio militar y hasta el departamento de aduanas y protección fronteriza de los Estados Unidos trabajan en conjunto por cielo, mar y tierra, para resguardar la seguridad de todos los que lleguen a disfrutar de este evento deportivo.