El arte se usa para demostrar muchas cosas y se puede usar como una forma de protestar contra cualquier idea con la que uno no esté de acuerdo. Lizbeth de la Cruz, estudiante latina de UC Davis en California, decidió usar el poder del arte en la frontera sur de los Estados Unidos y México. Ella, junto con amigos y familiares, se han reunido para designar un mural interactivo que comparte las historias de muchos inmigrantes que fueron deportados a su país de origen. Hay códigos que se pueden escanear en el mural que abrirán diferentes videos en YouTube de los inmigrantes que comparten sus historias.

×