Leave a comment

Esta imágen satelital cortesía de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica se muestra la tormenta tropical Michael en su paso hacia Florida, el domingo 7 de octubre de 2018. (NOAA via AP)

Esta imágen satelital cortesía de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica se muestra la tormenta tropical Michael en su paso hacia Florida, el domingo 7 de octubre de 2018.

La tormenta Michael está a punto de convertirse en huracán en el golfo de México, está provocando fuertes lluvias y ventoleras que barren el oeste de Cuba, y en unos días aterrizará en Estados Unidos, probablemente en Florida, aunque también Alabama y Mississippi se encuentra en alerta.

El último informe del Centro Nacional de Huracanes sitúa a Michael a 70 millas de Cuba y 120 de Cozumel (México). La tormenta arrastra vientos de hasta 70 millas por hora y se mueve en dirección norte a siete millas por hora.

Este martes acelerará su camino hacia Estados Unidos y empezará a girar hacia el noreste, para llegar el miércoles previsiblemente  a Florida con fuerza dos o tres sobre cinco, es decir, convertida en un potente huracán que podría dejar hasta 12 pulgadas de lluvia y provocar inundaciones potencialmente mortales.

Un avión caza-huracanes analizó la tormenta en la mañana del lunes y descubrió que, “sorprendentemente”, se había intensificado rápidamente. Las previsiones sobre su intensidad se han reforzado, puesto que la tormenta avanza sobre aguas muy calientes y con condiciones pues favorables para su fortalecimiento. Llegará pues casi con la potencia de un gran huracán, es decir, de grado tres sobre un máximo de cinco en la escala de  Saffir–Simpson.

El Centro Nacional de Huracanes alerta además de que “algunas áreas a lo largo de la costa del Golfo en Florida son especialmente vulnerables a la marejada ciclónica, independientemente de la trayectoria exacta de la tormenta o su intensidad”, por lo que pide especial precaución incluso en zonas que no aparecen en el camino de Michael

El gobernador de Florida, Rick Scott, ha decretado el estado de emergencia en 26 condados de la zona noroccidental para que tomen medidas de precaución, y hay medio millar de efectivos de la Guardia Nacional preparados para intervenir.

“Esta tormenta podría ser letal y sumamente peligrosa”, ha señalado Scott este domingo tras recibir un informe en el Centro de Operaciones de Emergencia.

comments – add yours
×