Model with pink makeup pulling hair

Source: Iuliia Isaieva / Getty

Cuando pensamos en agentes que dañan nuestro cabello lo primero que se nos viene a la mente es la humedad, la contaminación, el calor y los productos químicos, pero muy pocas veces nos damos cuenta de que hay uno al que nos exponemos todos los días y del cual casi nunca nos cuidamos: el sol.

Es por eso que es muy importante incluir en nuestra rutina de belleza un protector solar especial para nuestro tipo de cabello.

María Castella, una investigadora de belleza explica que si bien nuestras melenas están conformadas por células muertas, “es una barrera natural para la piel del cuero cabelludo frente a radiaciones ultravioleta”, además de que también sufre “quemaduras” a causa de los rayos del sol.

Por su parte la experta Miriam Quevedo explicó que la constante exposición a los rayos ultravioleta hace que “el color se apague y pueda variar, que [el pelo] se vuelva más poroso, se seque y se quede más débil y quebradizo”.

De acuerdo con ambas especialistas, las personas que más empeño deben poner al cuidado de su cabello frente al sol son aquellas que lo tienen teñido, rubio o con canas porque a diferencia de las melenas oscuras, estas son más frágiles y son más fáciles de penetrar.

Los protectores solares capilares pueden venir en distintas presentaciones, siendo las mascarillas, los aceites y los aerosoles las más comunes.

Los que vienen en presentación cremosa son perfectos para todo tipo de cabello, pues son de fácil absorción y brindan un blindaje completo que protege desde el cuero capilar hasta la punta.

Por su parte, los aceites son recomendados para el cabello seco, quebradizo o dañado pues ayudan también a humectar y reparar, y el spray es recomendado cuando te expondrás al sol por un periodo corto de tiempo, puesto que su protección es únicamente superficial.

×