Según fuentes, los chamanes sacrificaban los animales en rituales y luego vendían las pieles a traficantes internacionales.

×