Los nipones no sólo mostraron un buen fútbol en la cancha, también en las tribunas dieron un ejemplo de cultura y educación.