Leave a comment

Como mágico, no puede revelar sus trucos. Sin embargo, un juez demanda que el mago norteamericano David Coperfield a desvelar uno de sus trucos más famosos. La sentencia viene tras un ciudadano británico le haya demandado por negligencia, después haber resultado herido al salir como voluntario durante un espectáculo en Las Vegas.

El truco “Lucky 13” ha sido revelado en frente del juez. Lucky 13 toma 13 personas de la audiencia que penden sobre el escario, encerrados en una jaula y desaparecen ocultos tras una manta.

Pero durante un espectáculo en MGM Grand en Las Vegas en 2013, Gavin Fox, que ahora tiene 58 años, se presentó como voluntario para participar en el truco. Según él, se resbaló y cayó al suelo. Por eso demandó a Coperfield.

Durante el juicio, el amigo personal y productor de Coperfield, Chris Kenner, tuvo que explicar el mecanismo para realizar esta ilución óptica. Al parecer, los miembros del personal armados con linternas guiaban a los voluntarios, escogidos al azar, a través de una serie de rutas y cortinas oscuras, pasillos desconocidos, exteriores e interiores de la sala incluyendo a través de una cocina del recinto, “todo ello justo a tiempo para volver a entrar en la parte posterior del teatro para su “reaparición durante el final del espectáculo”, explicó Kenner.

Según Benedict Morelli, el abogado de Gavin Cox, Cox gastó más de 400.000 d’olares en atención médica. Durante caminando a través de las rutas oscuras durante el truco, Cox dice que se dislocó un hombro como consecuencia de la caída y sufrión un dolor crónico que desembocó en una lesión cerebral, como informa ‘The Guardian’.

comments – add yours
×