La cantidad de lava que corrió por los acantilados es la más grande que se ha visto en meses.