Dems on American Rescue Plan Act

Source: Tom Williams / Getty

Infobae .- El Congreso de Estados Unidos debe aprobar este miércoles el enorme plan de estímulo propuesto por Joe Biden con el pleno apoyo del Partido Demócrata, que traerá una importante victoria a la presidencia al inicio de su mandato.

El presidente insistió en que Estados Unidos necesita “urgentemente” tomar estas medidas para salir de la crisis provocada por la pandemia. El presidente prometió que una vez que el Congreso lo apruebe, se emitirá un “plan de rescate”.

Los republicanos se opusieron a esta iniciativa y condenaron las medidas “ultraizquierdistas”, que están más allá del alcance de combatir la crisis provocada por el coronavirus.

Biden ha pensado repetidamente en su mandato a largo plazo como senador donde podría llegar a compromisos en otras áreas, pero hasta ahora no ha podido convencer a ninguno de ellos.

Pero los demócratas, que son mayoria en la Cámara de Representantes, piensan que podrán aprobarlo sin los republicanos, durante la votación prevista para el miércoles al final de la mañana.

El plan de Biden superó ya otra etapa decisiva el martes por la noche con el voto de proceso en la Cámara: 219 demócratas aprobaron las normas que regularán la votación final, mientras que 209 republicanos y un demócrata las rechazaron.

Con una corta mayoría, los demócratas solo pueden permitirse unas pocas deserciones el miércoles.

Las modificaciones aportadas al Senado bajo la presión de los moderados podrían hacer temer una rebelión progresista. Pero el apoyo firme del senador independiente Bernie Sanders al texto negociado calmó la tensión entre los jefes del partido.

Biden recuerda sin cesar el ejemplo de la gran crisis de 2008, cuando fue la mano derecha de Obama para poner en marcha el plan de rescate a la economía estadounidense en 2009, e insiste en que es mejor pensar en grande para tratar de evitar una recaída.

Si se aprueba definitivamente, el proyecto de Biden mantendrá muchos de los programas anteriores de otros paquetes de ayuda aprobados en 2020, por 2,2 billones de dólares y 900.000 millones respectivamente, repartirá cheques de hasta 1.400 dólares a muchos estadounidenses y concederá ayudas a los gobiernos estatales y locales con problemas de liquidez. También prolongará subsidios por desempleo excepcionales que caducan el 14 de marzo, hasta septiembre.