Leave a comment
Espejo - Arie

Source: CW

¿Te has preguntado alguna vez cómo saber si amamos a alguien, si somos felices,  si estamos haciendo lo correcto, si estamos tristes o si es solo una actuación?

Yo tengo un método que me ayuda a responder estas preguntas  y hoy quiero compartirlo con ustedes, ya que a mí no me falla porque me muestra realmente el reflejo de lo que llevo en mi corazón y en  mi alma. Quiero invitarlas a practicar de La Prueba del Espejo, la cual requiere honestidad.  Párense  frente del espejo, ojalá de cuerpo entero,  insisto “sean muy honestas con ustedes mismas”. ¿Qué ven? ¿Una mujer feliz y realizada o a una mujer triste, frustrada y sin motivación? Personalmente no me miro mucho al espejo, pero cuando lo hago, esa imagen me dice una verdad que no puedo evadir. Por ejemplo, cuando lloro me miro al espejo y me examino, esa imagen me dice si lo que estoy sintiendo es válido o si estoy siendo dramática y agrandando una situación que no tiene sentido. Hay días en los que me levanto feliz y no necesito esconderme detrás del maquillaje; en mi opinión lo que veo en el espejo irradia felicidad. Otras veces no importa cuánto maquillaje me ponga y cuantos halagos me den, al final del día el espejo no juega preferidos y dice las cosas como son.

También  nos pasa con las personas, cuando apreciamos a alguien, no importa como sea esa persona físicamente, simplemente la queremos y la vemos bella; pero cuando esa misma persona nos hiere, cambia nuestra visión de ella y le vemos menos atractiva. ¿Les ha pasado?

Si quieren entender a lo que me refiero, hagan este ejercicio en diferentes momentos (cuando se sientan felices y cuando se sientan decaídas). Párense frente al espejo solas, o con su pareja, con una amiga o con quien las tenga confundidas. Analicen esa imagen con el corazón, verán que el espejo no miente. Este ejercicio de introspección nos deja ver “de afuera para adentro” los sentimientos que tenemos en el fondo del alma. Es como tener una conversación honesta contigo misma. Por ende, es la única voz en la que confió. Espero les guste este consejo, el cuál compartí con una amiga durante una plática muy amena, ella está por casarse y dice que este método le ayudo mucho; otro día les cuento que fue de su historia.  🙂

Escrito por Claudia White

Editado por Ruby Lopez

comments – Add Yours