Leave a comment

Alemania debe considerar que la arremetida de un camión a un concurrido mercado navideño en Berlín fue un “ataque terrorista”, dijo la canciller Angela Merkel el martes, al tiempo que la policía expresó dudas sobre si el hombre arrestado era el verdadero autor del hecho.

 Doce personas murieron y medio centenar resultaron heridas cuando el camión embistió el mercado atestado de locales y turistas frente a la Iglesia Conmemorativa del Káiser Guillermo cerca de la estación Zoo del metro el lunes al anochecer.

 La policía detuvo poco después a un paquistaní solicitante de asilo, quien negó haber tenido participación en el hecho, dijo el ministro del Interior, Thomas de Maiziere. El hombre entró a Alemania el 31 de diciembre del año pasado y llegó a Berlín en febrero.

El jefe de policía de Berlín, Klaus Kandt, dijo el martes que no se tenía certeza de que el hombre fuera el conductor.

“Todavía no hemos podido confirmarlo”, declaró a la prensa.

La policía exhortó a la gente a mantenerse “particularmente atenta” y denunciar “movimientos sospechosos” a una línea telefónica especial.

En un comunicado difundido por la televisión, Merkel se declaró “conmocionada, estremecida y profundamente triste”.

“Hay mucho que todavía no sabemos con certeza sobre este ataque”, dijo. “Pero tal como están las cosas, debemos considerar que fue un ataque terrorista”.

Merkel, que ha sido muy criticada por permitir la entrada en el país de gran cantidad de migrantes, se refirió sin ambages a la posibilidad de que el responsable fuera un solicitante de asilo.

“Sé que sería especialmente duro para todos nosotros sobrellevarlo si se confirma que este acto lo cometió una persona que pidió protección y asilo en Alemania”, dijo Merkel. “Esto resultaría especialmente enfermizo para los muchos, muchos alemanes que trabajan cada día para ayudar a los refugiados y para la mucha gente que de verdad necesita nuestra ayuda y hace un esfuerzo por integrarse en nuestro país”.

La policía realizó durante la noche un registro a gran escala en un amplio albergue para solicitantes de asilo habilitado en el clausurado aeropuerto Tempelhof de Berlín, según un portavoz de la oficina berlinesa para asuntos de refugiados. Cuatro hombres hacia el final de la veintena fueron interrogados pero nadie fue detenido, dijo Sascha Langenbach a Associated Press.

El dueño polaco del camión dijo temer que el vehículo hubiera sido secuestrado. Ariel Zurawski señaló que la última vez que había conversado con el conductor, que era su primo, fue alrededor del mediodía, y que éste le dijo que se encontraba en Berlín y se preparaba para descargar el martes en la mañana. “Le deben haber hecho algo a mi conductor”, afirmó Zurawski al canal TVN24.

Alemania no ha sufrido ataques con víctimas masivas por parte de extremistas islámicos, aunque ha visto crecer sus temores tras dos ataques de solicitantes de asilo el pasado verano que fueron reclamados por la milicia radical EI. Cinco personas sufrieron heridas en un ataque con un hacha en un tren cerca de Wurzburgo y otras 15 resultaron heridas por una bomba ante un bar en Ansbach, ambos en el estado sureño de Baviera. Los dos agresores murieron.

Esos ataques, y otros dos no relacionados con el extremismo islámico en el mismo periodo de una semana, avivaron las tensiones en Alemania por la llegada de 890.000 migrantes el año pasado.

Grupos de ultraderecha y un partido nacionalista hicieron hincapié en el ataque del lunes, culpando a la canciller alemana, Angela Merkel, de lo ocurrido.

“Con el argumento de ayudar a la gente, Merkel ha rendido por completo nuestra seguridad interna”, afirmó Frauke Petry, copresidenta del partido Alternativa por Alemania.

Manfred Weber, miembro del partido conservador de Merkel y líder del mayor grupo político en el Parlamento Europeo, advirtió en contra de generalizar en las conclusiones tras el ataque. Sin embargo, señaló que es importante que los extremistas no entren en el país entre las personas que buscan refugio en Europa.

“El estado debe ser capaz de revisar a cada refugiado que llega aquí”, dijo a la cadena pública alemana ARD.

La Casa Blanca condenó “lo que parece haber sido un ataque terrorista”, menos de un mes después de que el Departamento de Estado de Estados Unidos pidiera precaución en mercados y otros lugares públicos en toda Europa, señalando que grupos extremistas como el grupo Estado Islámico y Al Qaeda se estaban centrando “en la próxima temporada de fiestas y los actos asociados”.

El grupo EI y Al Qaeda han llamado a sus seguidores a que utilicen camiones para atacar a multitudes. El 14 de julio, un camión arrolló a la multitud reunida por el Día de la Bastilla en la ciudad sureña de Niza, en Francia, y mató a 86 personas. El grupo EI se atribuyó ese ataque, realizado por un tunecino que vivía en Francia.

comments – Add Yours