Indianapolis Protest Day 2

David Woods

Infobae .– Por lo menos 5.600 personas han sido arrestadas en diversas ciudades de Estados Unidos desde que comenzaron las protestas por la muerte de George Floyd, con cargos que van entre robos, bloqueo de calles o quebrar los toques de queda impuestos por decenas de ciudades.

La cifra fue divulgada tras un conteo realizado por la agencia AP en base a comunicados de prensa de los departamentos de policía, las publicaciones de las agencias policiales en Twitter y en reportes de prensa, tras una semana de manifestaciones.

Las protestas, el mayor estallido social en décadas en Estados Unidos, comenzaron después de la muerte de Floyd ocurrida el 25 de mayo en Minneapolis, luego de que el agente de policía Derek Chauvin oprimió su cuello con la rodilla durante varios minutos, incluso después que el detenido dejó de moverse.

La gran mayoría de las protestas se iniciaron de manera pacífica, pero luego se presentaron actos vandálicos, principalmente al final de cada jornada, con destrozos y saqueos en varias ciudades. El presidente Donald Trump ha exhortado a la policía y los gobernadores a tomar medidas más duras para poner fin a las manifestaciones, que también lo señalan por su retórica discriminatoria.

En Minneapolis se han realizado cerca de 155 arrestos. Algunas de las ciudades más grandes de Estados Unidos han hecho una cantidad significativa de detenciones, incluidas casi 800 en Nueva York y más de 900 en Los Ángeles.

En Nueva York, el alcalde Bill de Blasio anunció que una ampliación del horario del toque de queda en la ciudad, que este martes comenzará a partir de las 20, después de que Manhattan fuera escenario en las últimas horas de saqueos, sobre todo en tiendas de lujo.

En Washington DC, el lunes hubo nuevos destrozos, banderas estadounidenses en llamas y muros pintados con consignas contra la policía en las inmediaciones de la Casa Blanca. Poco después de que la policía despejara a los manifestantes apostados fuera de la iglesia de Saint John, un histórico edificio cerca de la residencia presidencial, Trump caminó hasta el lugar y se dejó fotografiar con una Biblia en la mano.