Leave a comment

El cabeceo del balón provocaría daños en el tejido cerebral cinco veces más extensos que en los jugadores hombres.

comments – add yours
×