Luego de dos Mundiales en los que la posesión de balón era admirada y sinónimo de triunfo, en Rusia ha quedado relegada por el fútbol directo.

×