Currency and Social Media

NurPhoto

El Tiempo.– A través de la cuenta de Twitter de la Casa Blanca, la administración Trump anunció que firmó una orden ejecutiva para que autoridades federales puedan castigar a plataformas como Google, Facebook y Twitter.

Este anuncio se produce luego de la pelea entre Trump y Twitter. Esta red social calificó de ‘engañosos’ algunos de los tuits del mandatario y desató una polémica alrededor de la información que da el presidente a través de su cuenta.

Molesto con la actitud de Twitter hacia él, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a través de la Casa Blanca anunció un decreto para limitar la protección de las redes sociales y la laxitud de la que gozan para la publicación de contenido.

“¡Este será un gran día para las redes sociales y la IMPARCIALIDAD!”, tuiteó el mandatario, sin más detalles sobre el decreto en preparación, que debería ser el punto de partida de una larga batalla legal.

Twitter enlazó este martes por primera vez un mensaje de Trump con información verificada que contradecía lo que el presidente había publicado, un procedimiento habitual en la red social pero que hasta ahora se había resistido a aplicar al mandatario.

Según el Washington Post, el inquilino de la Casa Blanca planea abordar la famosa Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, la “Communications Decency Act”.

Esta norma ofrece inmunidad a Facebook, Twitter, YouTube o Google contra cualquier acción legal relacionada con el contenido publicado por terceros y les da la libertad de intervenir en las plataformas como lo deseen.

El decreto tendría como objetivo modificar el alcance de esta ley y permitiría a las autoridades reguladoras decidir sobre las políticas de moderación de contenido.

“En un país que siempre ha apreciado la libertad de expresión, no podemos permitir que un número limitado de plataformas en línea filtre el debate al que los estadounidenses pueden acceder y participar en internet”, señala una versión preliminar del decreto obtenida por el diario.

El debate sobre el sacrosanto estatuto de alojamiento de las plataformas en internet ha estado presente durante meses y va mucho más allá de la disputa entre Trump y Twitter.

La Ley de Decencia en las Comunicaciones se ha mantenido prácticamente sin cambios desde que se aprobó en 1996, con la excepción de una enmienda que entró en vigencia en 2018 que levantó la inmunidad para los servicios que “promueven y facilitan la prostitución”.

Para leer más, visitar el articulo publicado aqui.