Leave a comment
Shooting At Chicago's Mercy Hospital

Source: Scott Olson / Getty

Una discusión a las puertas del hospital Mercy de Chicago desencadenó el tiroteo en el que el lunes por la tarde murieron tres personas y el presunto asesino. Los investigadores trabajan con la hipótesis de una agresión doméstica de Juan López, de 32 años, que murió después de un tiro en la cabeza, a la doctora Tamara O’Neal, una de las tres víctimas. En el tiroteo también falleció el agente de policíaSamuel Jiménez y la doctora residente Dayna Less.

López discutió con O’Neal, de 38 años, en el aparcamiento del hospital. Cuando un amigo de la doctora intentó intervenir, “el agresor  se levantó la camiseta y mostró una pistola”, según ha explicado Johnson. El amigo corrió al hospital a pedir ayuda, e instantes después el agresor abrió fuego. Una vez abatió a la doctora, “se plantó sobre ella y disparó tres veces más”, explicó un testigo, James Gray.

Cuando llegó la policía, López abrió fuego contra los agentes y corrió hacia el hospital. Allí siguió disparando contra los policías, y tiroteó “a una pobre mujer que acababa de salir del ascensor”, explicó Johnson, en referencia a la doctora Less, “que no tenía nada que ver con nada”. Poco después, estaba muerto. “Nos sabemos cuánto daño estaba preparado para hacer”, añadió el superintendente.

“Había sangre por todas partes”, dijo una trabajadora del hospital, Leneice Donaldson. “Tuve que ponerme de rodillas porque empezó en un instante”, dijo una paciente, Tracy Lyons, “como una batalla, una batalla a tiros”.

No está claro todavía si López se quitó la vida tras el tiroteo o fue abatido por un agente, según el superintendente policial de Chicago, Eddie Johnson. “Esto destroza el alma de la ciudad”, afirmó el alcalde, Rahm Emanuel, “es el rostro y la consecuencia del mal”.

comments – add yours
×