Estudiantes, el jueves tras el tiroteo en la escuela Marjory Stoneman Douglas de Florida.

Estudiantes, el jueves tras el tiroteo en la escuela Marjory Stoneman Douglas de Florida.

Esta vez parece diferente. La matanza de 17 profesores y estudiantes en un tiroteo el 14 de febrero en la escuela Marjory Stoneman Douglas, en Parkland (Florida), ha provocado una oleada no sólo de repulsa hacia el crimen o de llamamientos para el control de las armas de fuego, sino también de hartazgo ante la inacción de los políticos y la hipocresía de sectores de la sociedad que lamentan lo ocurrido pero no quieren hacer nada para que no se repita. Y, quizá lo más importante, el movimiento lo comandan ahora jóvenes, niños, adolescentes que están hartos de ser víctimas y quieren cambiar las cosas.

En las redes sociales, supervivientes de la matanza han plantado cara a quienes apoyan un derecho ilimitado a las armas de fuego, incluyendo la compra de rifles de asalto diseñados para matar a decenas de personas en pocos segundos. Además, han aparecido en programas de televisión (en CNN, en NBC…) para anunciar que llevarán su protesta a las calles.

“Estamos perdiendo nuestras vidas mientras los adultos juguetean haciendo el tonto”, señaló Cameron Kasky, estudiante de penúltimo curso en Parkland.

Este sábado, el presidente, Donald Trump, culpó al Partido Demócrata de no aprobar leyes de control de armas cuando tenían el control de la Cámara de Representantes y del Senado, y era presidente Barack Obama. “Porque no querían hacerlo, y ahora lo único que hacen es hablar”, señaló en Twitter.

Los demócratas controlaron ambas cámaras entre 2008 y 2011. Obama logró aprobar algunas leyes para reforzar el control de las armas. Una de ellas, que imponía controles para la compra a personas con problemas mentales. El Congreso derogó esa ley en febrero, tras la llegada de Trump a la Casa Blanca.

Ahora las dos cámaras y la Casa Blanca están en manos de los republicanos. Durante la campaña, Trump presumió de ser un gran defensor de la Segunda Enmienda, que ampara la posesión de armas de fuego. Tras la matanza de Las Vegas, en octubre, se negó siquiera a hablar de controlar la venta. Nada se ha hecho al respecto.

“Presidente Trump, usted controla la Cámara de Representantes, usted controla el Senado”, le ha dicho este domingo David Hogg, estudiante de la escuela de Parkland, en CBS. “No ha aprobado ni una sola ley sobre cuidados de salud mental o control de armas. Y eso es patético. Hemos visto cerrar el Gobierno federal. Hemos visto una reforma fiscal, pero nada para salvar la vida de nuestros niños. ¿Me toma el pelo? ¿Cree que ahora es momento para centrarse en el pasado y no en el futuro para prevenir la muerte de miles de niños? Me da asco”, ha respondido este estudiante al mensaje en Twitter del presidente.

×