Leave a comment

Un joven aspirante ingeniero quien es sordo nos recuerda que si existe la voluntad, existe un camino y tiene sueños de cambiar el mundo. Su madre sirve como su intérprete en todas sus clases ayudándolo a entender la materia en forma de lenguaje de señas.

 

comments – Add Yours