Leave a comment

ted-cruz-senado-4x3_138011437566___190x143

Washington, 24 sep (EFEUSA).- El senador por Texas Ted Cruz, una figura de los republicanos que intenta acabar con la reforma sanitaria en Estados Unidos, continúa su ofensiva contra la Ley de Asistencia Sanitaria Asequible tras más de ocho horas de discurso en la Cámara alta.

Cruz inició hoy en el Senado su anunciada estrategia de “filibusterismo”, consistente en hablar sin parar hasta que los plazos parlamentarios se agoten, con el objetivo de privar de fondos a la reforma sanitaria aprobada en 2010.

El legislador, próximo al movimiento ultraconservador Tea Party, leyó tuits de los ciudadanos para prorrogar su intervención y repitió una y otra vez que la reforma sanitaria es una máquina de destrucción de empleo para el país.

La maniobra de Cruz, de 42 años, ha suscitado la polémica y la división en las filas del propio partido republicano, cuyo liderazgo en la Cámara alta la considera condenada al fracaso y contraproducente.

El senador ha aprovechado la tramitación de una ley presupuestaria de emergencia, que pretende proveer de fondos al Gobierno para que la Administración pueda seguir funcionando después del 1 de octubre (en ausencia de un presupuesto ordinario), para arremeter contra la ley sanitaria.

A instancias de Cruz y de otros enemigos jurados de la reforma, la Cámara de Representantes, donde los republicanos son mayoría, aprobó el viernes la provisión de fondos para el Gobierno, pero acompañada de una “píldora envenenada” por la cual se privaba de fondos a la llamada “Obamacare”.

El Senado tiene que pronunciarse ahora sobre ese proyecto de ley, y los demócratas, que son mayoría en la Cámara alta, han anunciado que enmendarán el texto para restablecer los fondos destinados a la reforma de la sanidad.

El líder demócrata del Senado, Harry Reid, ha anunciado que mañana miércoles al mediodía se realizará un primer voto de la medida.

Si Cruz no logra que lo secunden en su filibusterismo suficientes republicanos, su táctica habrá fracasado.

El Gobierno de EE.UU,. cuenta con fondos para financiarse hasta la medianoche del 30 de septiembre cuando, de no aprobarse un presupuesto especial, tendría que cerrar parcialmente.

comments – add yours
×