Leave a comment

Si has hecho una dieta detox alguna vez, es probable que en algún punto del proceso te hayas sentido cansada, irritable, con náuseas o dolores de cabeza. Estos síntomas, comúnmente son señales de que no estás comiéndo lo suficiente.

Las dietas detox suelen ser muy bruscas y muchas veces abogan por privar al cuerpo del combustible que necesita.  Algunos de los régimenes más populares se centran en jugos o batidos a base de frutas y verduras con pocos o ningún alimento sólido.

Es muy importante que tomes nota de los errores más comunes en este tipo de dietas.

Detox sign at health food cafe

Source: Grady Coppell / Getty

Aumenta el consumo de alimentos de origen vegetal y proteína magra. 

No te limites a una sola fruta o vegetal, así no te cansaras tan rápido y además cada alimento tiene nutrientes y propiedades distintas. Incluye pescado blanco, clara de huevo o legumbres que además de nutrirte, te harán sentirte llena por más tiempo.

Respeta las señales de hambre y saciedad que te dicta el cuerpo. 

Pasar hambre te hará sentirte débil y estresada, y es probable que termines por abandonar la dieta antes. No se trata de sufrir, sino de limpiar tu cuerpo de los excesos.

Come alimentos ricos en fibra.

Para limpiar los intestinos, es importante promover el movimiento intestinal y para eso la fibra es perfecta. Por ejemplo, si comes las frutas con su cáscara estarás aumentando el consumo de fibra.

 ¡Cuidado con el efecto yoyo!

Una vez hayas finalizado la dieta, trata de llevar un estilo de vida sano y no regreses a hábitos como tomar refrescos o comer comida chatarra. Sobre todo, no lo hagas de golpe porque volverás a subir de peso rápidamente y perderás el efecto detox que habías conseguido.

 Recuerda consultar a tu médico antes de iniciar una dieta de juicing, o detox.

comments – Add Yours