Leave a comment

health-care-4x3_137936506373___190x143

Por Mark Murray, NBC News

Washington – Una gran cantidad de estadounidenses continúa oponiéndose a la nueva ley de atención a la salud de la nación y cree que la misma producirá resultados dañinos, de acuerdo a una nueva encuesta de NBC News/Wall Street Journal.

El cuarenta y cuatro por ciento de los encuestados considera que la ley de atención a la salud es una mala idea, mientras que el 31 por ciento cree que es una buena idea, prácticamente sin cambios desde el sondeo realizado por NBC News/Wall Street Journal en julio.

Por un margen de un 45 por ciento a un 23 por ciento, los estadounidenses dicen que la ley tendrá un impacto negativo en sus familias. Solamente el 12 por ciento piensa que será positivo, y una mayoría –el 53 por ciento– no cree que tendrá un impacto de ninguna forma.

En la encuesta, las respuestas a una pregunta con final abierto sobre la ley son especialmente reveladoras, ya que muestran lo poco que ha cambiado la percepción mientras la administración de Obama se apura para cumplir con la fecha límite el mes próximo.

“Vamos a obtener una atención a la salud peor y conllevará a la incrementación de la deuda”, dijo una mujer de tendencia republicana de Carolina del Norte. “Hay paneles mortales ahí dentro y ellos van a decidir si la gente obtiene tratamiento o no”.

Otros continúan confundidos sobre lo que esto significa. “Personalmente no sé cómo me va a afectar” dijo otro de inclinación republicana, de Ohio, opuesto a la ley.

Incluso, los simpatizantes andan a la caza de sus beneficios y protecciones.

“Le va a proporcionar a la gente –que no tiene– un seguro”, dijo un demócrata de Minnesota. “Va a eliminar las condiciones pre-existentes… Las personas que tienen hijos podrán permanecer en el seguro de sus padres hasta que tengan 26 años”.

Aun así, la mayoría de los estadounidenses dicen que no comprenden bien lo que implica la ley. El treinta y cuatro por ciento dice que no entiende muy bien la ley y otro treinta y cinco por ciento dice que entiende “algo” solamente.

“Llame a cualquier compañía de seguro y haga cualquier pregunta sobre la nueva ley de atención a la salud, y ellos no comprenden”, dijo un republicano de Nueva Jersey que se opone a la ley.

Esto se compara con el 30 por ciento que la entiende ya sea “muy bien” o “perfectamente bien”.

Resulta que este 30 por ciento tiene opiniones más positivas sobre la ley de atención a la salud (el 42 por ciento que es una buena idea, el 45 por ciento que una mala idea), contra el 34 por ciento que no la comprende muy bien (el 17 por ciento que es una buena idea, el 44 que es una mala idea).

Además, la carencia de información no es el único obstáculo que la administración de Obama y sus aliados encaran al implementar la ley. Por una cosa o por otra, un enorme 73 por ciento de los encuestados dice que están satisfechos con sus coberturas.

Esto es por lo que el presidente Barack Obama, en sus comentarios sobre la implementación de la ley, argumenta que básicamente no afectará a la mayoría de los estadounidenses.

“Del 85 al 90 por ciento de los estadounidenses que tienen seguro de salud ya están recibiendo los principales beneficios de la Ley de Atención Médica incluso sin saberlo”, dijo en una conferencia de prensa en abril del 2013. “Así que todos los temas de la implementación que están saliendo a relucir son temas relacionados con este pequeño grupo de gente que forman parte del 10 al 15 por ciento de los estadounidenses… que no tienen seguro de salud ahora mismo o que están en el mercado individual pagando cantidades exorbitantes por coberturas que no son excelentes”.

Además, una mayoría de los encuestados en el sondeo –el 52 por ciento– cree que la ley conllevará al incremento de los costos de su atención a la salud.

“Aumento de los costos para todos y selecciones con límites”, dijo un hombre de tendencia republicana de Texas. “Fue estructurada tan crudamente que nadie supo todas las consecuencias no intencionadas”.

Pero los simpatizantes argumentan que, con el paso del tiempo, la ley disminuirá los costos de la atención a la salud.

“Considero que mientras más gente esté asegurada, menos cara será para todos”, dijo una mujer demócrata de Nueva York.

De hecho, un estudio reciente de la Fundación de la Familia Kaiser en 17 estados más el Distrito de Columbia encontró que los precios de los mercados de atención a la salud –que abre para inscripciones a partir del 1ro de octubre– fueron más bajo de lo esperado.

La encuesta de NBC/WSJ se realizó del 5 al 8 de septiembre entre 1.000 adultos (incluyendo 300 encuestados solamente por teléfono celular) y tiene un margen de error general de más-menos 3,1 puntos de porcentaje. 

comments – add yours
×