25156144

Source: Jupiterimages / Getty

Según un nuevo estudio, ser el hijo(a) preferido de mamá y papá  podría incrementar el riesgo de padecer depresión una vez que se conviertan en adultos

El costo de ser el favorito

“Hay un costo para aquellos que perciben estar más cerca emocionalmente a sus madres, y estos niños son quienes reportan tener síntomas depresivos más fuertes”, dijo la investigadora líder del estudio publicado en la revista científica Journal of Gerontology: Social Sciences, Jill Suitor, de la Universidad Purdue.  

“Este costo proviene de la tensión entre hermanos que experimentan los hijos adultos que están favorecidos por la cercanía emocional, o de los sentimientos mayores de responsabilidad por el cuidado emocional de sus madres”, agregó Megan Gilligan de la Universidad Estatal de Iowa, quien colaboró en el estudio.

Más niños en riesgo

Además de los favoritos, quienes experimentan los mayores conflictos con sus madres o creen que son los hijos de los cuales sus mamás se sienten más decepcionados, también podrían tener altos chances de deprimirse. Eso sí: no tantos como quienes dicen sentirse más cerca de sus madres emocionalmente, como aclaró el portal de noticias científicas y de medicinas, Medical News Today.  

Los resultados

Para llegar a sus conclusiones, se analizaron datos recolectados de 725 hijos adultos provenientes de 309 familias, dos veces: en 2001 y siete años después. Al momento de iniciar el estudio, las madres tenían entre 65 y 75 años.

Los investigadores se centraron en la percepción de los niños sobre estos cuatro aspectos del “favoritismo” y “no favoritismo”: la cercanía emocional con la mamá, el conflicto entre ellos, el orgullo que su progenitora sentía por ellos y la posible decepción.

Además, evaluaron los síntomas depresivos en estos hijos, tanto al comienzo del estudio, como al final.