Leave a comment

Mid section of pregnant woman touching abdomen over white background

Source: moodboard / Getty

Una mujer embarazada fue asesinada a tiros la noche del sábado.

Kimberly de 25 años de edad uso sus últimos alientos para llamar al 9-1-1 diciendo su nombre y la ubicación para salvarle la vida a su hija que estaba por nacer.

Kimberly Dianne Richardson hizo una llama al 9-1-1 después de recibir un disparo en la tienda “Party City” cera del Triangle Town Center. Al parecer el novio de Richardson, de 25 años de edad, Daniel Joseph Steele, fue el que la disparo.

En la llamada de 9-1-1, Richardson estaba luchando por respirar cuando dice: “Ayuda. Me han disparado.”

Ella fue capaz de decirle a la operadora del 9-1-1 que estaba afuera de la tienda. Después de casi 43 segundos de silencio Kimberly agarro fuerza y suficiente energía para decirle al despachador exactamente donde estaba.

La policía de Raleigh encontró a Kimberly y se dieron cuenta que tenía 6 meses de embarazada. La policía dijo que fue llevada de emergencia a WakeMed donde los médicos realizaron una cesárea de emergencia para salvarle la vida a su hija

Su hija sobrevivió, pero Richardson falleció debido a sus heridas.

comments – add yours
×