Indianapolis 500

Jamie Squire

Motosport.com .- La edición 104ª de las 500 Millas de Indianápolis culminó bajo bandera amarilla, luego que el piloto de Letterman, Spencer Pigot sufriera un grave accidente contra el muro de entrada a boxes y del que salió con vida, de manera conciente y moviendo su cuerpo gracias a la ayuda de los comisarios.

Takuma Sato se llevó su segunda victoria en la Indy 500, luego de haber triunfado en el 2017, y esees primer trofeo para el equipo de Bobby Rahal. El japonés, ex corredor de la Fórmula 1, estuvo en puesto de cabeza desde el primer momento, rondando el top 5 desde el principio y aprovechándose del rebufo de Scott Dixon en la vuelta 160, de las 200 totales.

El duelo a tres bandas, con Graham Rahal como tercer contendiente, y los doblados Kimball y Kanaan de invitados de honor, se quedó diluido a cinco vueltas del final por el accidente de Pigot, pero Sato pareció tenerlo todo bajo control, con algo más de ritmo que sus rivales, ya que contaba con 1,1 segundos de ventaja en ese momento.

La segunda mitad de carrera tuvo de todo, después de las cuatro neutralizaciones de la primera mitad, en la que Dixon parecía tenerlo todo bajo control y el mexicano Patricio O’Ward parecía contar con opciones de podio en la cuarta posición.

Al final, el ritmo de O’Ward se diluyó pero cruzó la meta en sexto, el mejor resultado para un piloto mexicano en esta competencia.

Alex Palou protagonizó la quinta bandera amarilla en la vuelta 122, tras rodar 9º y haber marcado la segunda vuelta más rápida de la carrera hasta ese momento (tercera al final). El español perdió el control de su Dale Coyne Racing with Team Goh y golpeó fuertemente el muro exterior, poniendo fin a su primer sueño en Indy 500.

Alexander Rossi provocó la sexta neutralización, tras ser sancionado por tocarse con Sato al salir de boxes cuando ambos batallaban con Dixon. El estadounidense, ganador en 2016 de la cita, venía desatado y destrozó su monoplaza, neutralizando otras 10 vueltas más la carrera, hasta la 155.

O’Ward cayó a la séptima posición tras una nueva ronda de boxes y Sato completó el adelantamiento que marcó la edición 104ª de la carrera estadounidense por excelencia en la vuelta 160. Las 500 millas vuelven a hablar japonés.