President Trump Addresses The Nation On Border Security From The Oval Office

Pool

Telemundo Noticias .- El pasado sábado, Donald Trump firmó cuatro órdenes ejecutivas que establecen algunas medidas de alivio económico ante el golpe financiero de la pandemia en Estados Unidos, luego de culpar a los demócratas del Congreso del estancamiento en las negociaciones para aprobar un segundo paquete de estímulo.

Una de estas órdenes, anunciadas en conferencia de prensa desde su campo de golf en Bedminster, Nueva Jersey, prevé la extensión hasta finales de año de los beneficios adicionales de desempleo a millones de estadounidenses, aunque la cantidad del pago semanal firmada por el presidente es de 400 dólares y no de 600, la cantidad que estaban recibiendo los desempleados y la que los demócratas han exigido mantener. Se espera que la acción unilateral del mandatario sea retada en las cortes antes de tener algún resultado práctico, pues los demócratas han dicho que su poder ejecutivo no es suficiente para el uso de estos fondos.

El resto de las órdenes firmadas actúan sobre la suspensión del impuesto sobre el salario hasta el final de este año para los estadounidenses que ganen menos de 100,000 dólares al año (algo que expertos aseguran no contribuirá a reducir el desempleo), la extensión de la moratoria de desalojos y la suspensión del pago de préstamos estudiantiles de manera indefinida.

Cuando los periodistas le preguntaron por qué había reducido la cifra de los 600 dólares semanales, el mandatario dijo que la nueva tasa les dará a los estadounidenses “un gran incentivo para volver al trabajo”.

Trump también dijo que estaba pidiendo a los estados cubrir el 25% de este beneficio semanal, ya sea a través de los propios fondos estatales o con dinero asignado en la legislación anterior aprobada por el Congreso para lidiar con el golpe del COVID-19. No está claro cómo el presidente podría obligar a los estados a cumplir con esa orden.

Desacuerdos 

El presidente tomó acción ejecutiva luego de que este viernes las conversaciones entre los demócratas del Congreso y la Casa Blanca sobre un segundo paquete de alivio económico por el COVID-19 terminaran sin un acuerdo.

Mientra los demócratas, liderados por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, abogan por un paquete de rescate de 3 billones, los republicanos del Senado están firmes en su contrapropuesta de 1 billón.

Pelosi quiere que, entre otras cosas, este paquete incluya ayudas para inmigrantes indocumnetados, que fueron excluidos del primero, a pesar de pagar impuestos y ser la comunidad más golpeada por el virus en Estados Unidos, junto a los afroamericanos. Los republicanos no están de acuerdo en este y otros puntos. Aunque Pelosi dijo este viernes a los reporteros que ella había cedido a rebajar la cantidad del nuevo paquete a 2 billones, la contraparte tampoco estuvo de acuerdo.

Las dos partes también discreparon sobre cómo se deberían usar los fondos escolares. Pelosi asegura que la Casa Blanca quiere que el dinero se destine en gran medida a las escuelas dispuestas a reabrir, mientras los demócratas quieren que la ayuda también se dirija a escuelas que no pueden reabrir y necesitan fondos para implementar programas de educación a distancia.

El encuentro del viernes fue la última oportunidad para alcanzar un pacto sobre el paquete, que se prevé incluya nuevas rondas de pagos directos de 1, 200 dólares, pero que cada vez parece más lejano de concretarse debido a las cuitas partidistas sobre los detalles de lo que debe incluir la nueva legislación.

Las órdenes ejecutivas de Trump no contemplan el envío de estos esperados cheques.