Joe Hogsett

amos

Según una publicación de FOX59, varios funcionarios de la ciudad proporcionaron este miércoles información acerca de un programa de asistencia de alquiler con la finalidad de ayudar a las personas que han sido afectadas por la pandemia de coronavirus y que tienen dificultad para pagar su alquiler.

El alcalde Joe Hogsett comunicó que entre 7,000 y 11,000 hogares del condado de Marion recibirían ayuda del programa que proporcionará hasta tres meses de asistencia de alquiler.

Para solicitar el programa, debe tener residencia en el condado de Marion, ser un inquilino y demostrar que sus ingresos se redujeron debido a la pandemia.

Puede realizar su solicitud para el programa a partir del 13 de Julio en indyrent.org, pero tome en cuenta que si usted recibe algún tipo de ayuda para su renta desde otra fuente, no será elegible.

El proceso comienza con una aplicación. La primera parte es iniciada por el inquilino que necesita ayuda. Esa aplicación no le tomará más de 10 minutos y solo deberá ingresar información básica básica como su nombre, dirección y situación de ingresos.

Después de que completen la solicitud, se enviará un código al inquilino que irá al arrendador. Luego, el propietario completará la parte de la solicitud para confirmar la existencia de un contrato de arrendamiento y cuánto debe el inquilino.

La ciudad está pidiendo a los propietarios que renuncien a las tarifas e intereses que pueden haberse acumulado desde que comenzó la pandemia. La ciudad también está pidiendo a los propietarios que no desalojen al inquilino durante 45 días.

La ciudad apartó $ 15 millones de $ 80 millones en fondos de CARES para financiar el programa. La Fundación Lilly proporcionó $ 5 millones adicionales para ayudar al programa como parte de un compromiso de $ 10 millones para apoyar los programas de la ciudad, dijeron las autoridades. Otras organizaciones han trabajado con la ciudad para apoyarla.

La Biblioteca Pública de Indianápolis es una de esas organizaciones. La biblioteca proporcionará recursos esenciales a los residentes que pueden no tener acceso a la tecnología necesaria para aplicar.