Array

WENN

Noticias Telemundo .- Otra icónica empresa estadounidense ha sucumbido al golpe financiero de la pandemia del COVID-19: la popular cadena de restaurantes infantiles Chuck E. Cheese se ha declarado en bancarrota este jueves luego de 43 años de actividad.

La cadena, que atraía a padres y niños con pizzas, videojuegos y las canciones de su conocida mascota ratón, ya atravesaba dificultades financieras antes de la crisis sanitaria. Sin embargo, sus directivos aseguraron que el cierre prolongado de muchos de sus locales debido a las restricciones para mitigar la propagación del virus los llevó a aplicar para el Capítulo 11 este jueves.

CEC Entertainment, la compañía texana que opera estos restaurantes y los de Peter Piper Pizza, había reabierto 266 de sus 555 locales desde que comenzó la reactivación económica escalonada tras las medidas de cuarentena.

Asegura que continuará reabriendo ubicaciones y ofrecerá transporte y entrega de alimentos mientras negocia con los acreedores de su deuda.

CEC y sus franquiciados operan 734 restaurantes en 47 estados y 16 países. Las ubicaciones franquiciadas no están incluidas en la declaración de quiebra, dijo la compañía.

En su aplicación para bancarrota aseguró que su deuda asciende a casi 2,000 millones de dólares, y que cuenta con 1,700 millones en activos. La petición para bancarrota fue presentada ante el Tribunal de Bancarrota en el sur de Texas.

“El proceso del Capítulo 11 nos permitirá fortalecer nuestra estructura financiera a medida que nos recuperemos de lo que sin duda ha sido el evento más desafiante en la historia de nuestra compañía”, declaró su máximo directivo, David McKillips.

La industria de los restaurantes ha sido devastada por el coronavirus. Las transacciones en los locales de comidas familiares se desplomaron más del 80% a mediados de abril, el mes en que la pandemia comenzó su apogeo en el país, según la firma de consultoría y datos The NPD Group.