Workers carting boxes in warehouse

Paul Bradbury

La información desde el 11 de abril indica que la principal economía mundial perdió 22 millones de empleos desde mediados de marzo, en medio de las medidas tomadas para frenar la propagación del coronavirus, que han forzado el cierre de compañías, tiendas y restaurantes.

Aunque las solicitudes presentadas fueron casi 1,4 millones menos que la semana anterior, las noticias siguen siendo desoladoras. La misma semana del año anterior, solo 203.000 personas rellenaron por primera vez solicitudes de subsidios por desempleo, según el informe del Departamento de Trabajo.

Todos los estados que expusieron una causa para explicar los despidos apuntaron a la covid-19, que se ha cebado especialmente con sectores como la hostelería, restauración, comercio, construcción y minería

Economistas dicen que esto puede indicar que los despidos han llegado a su pico, pero es posible que la tasa de desempleo en Estados Unidos llegue a los dos dígitos en abril.

“Tras una subida sin precedentes, las solicitudes de desempleo iniciales parecen haber llegado a una vertiginosa meseta”, dijo Gregory Daco de Oxford Economic en un análisis.

Pero según él, las cifras “permanecerán extraordinariamente altas en las próximas semanas a medida que la economía se hunde más en una recesión” y el mercado laboral entra en un “periodo traumático”.

“Contracción abrupta”

El miércoles, la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos señaló que la economía dha sufrido una contracción abrupta en todas las regiones del país.

Así lo expresa el banco central estadounidense en su “libro beige”, un documento en el que recoge información reciente de la economía del país.

“La actividad económica se contrajo abruptamente en todas las regiones de EE.UU. como resultado de la pandemia del COVID-19. Las industrias más golpeadas por las medidas de distanciamiento social y cierres obligatorios fueron las del ocio, hostelería, y los comercios minoristas al margen de los bienes esenciales”, dice este informe periódico que recoge los datos de los 12 distritos que forman el sistema del banco central estadounidense.

La institución reporta que la mayoría de distritos registraron un descenso productivo en la industria manufacturera.

Al hilo de esto, el libro beige indica que, a pesar de tener una gran demanda, los productores de comida y artículos sanitarios se enfrentaron a retrasos en la producción debido a las medidas de prevención que han tenido que tomar y problemas en la cadena de suministro.

La institución señala a las compañías de préstamo y bancos como las grandes beneficiadas, pues ha aumentado la demanda de créditos por parte de empresas y unidades familiares que necesitaron refinanciar sus hipotecas.

El informe apunta que la pérdida de empleos ha afectado a todos los sectores, aunque ha sido más incisiva en el minorista, el del ocio y la hostelería.

Aun así, la Reserva deja espacio a la esperanza pues afirma que muchos de los despidos son de carácter temporal, por lo que los dueños de los negocios esperan recuperar a sus trabajadores una vez que se resuma la actividad económica.

Finalmente, el libro beige indica que en líneas generales se ha producido un descenso de la inflación, pues los 12 distritos han reportado o una reducción en el crecimiento de los precios o un descenso de modesto a moderado.

Fuente: Infobae.