Harmony of the Seas arrives at Port of Southampton

Paul Jacobs/WENN.com

Al menos 40 norteamericanos en cuarentena a bordo del crucero Diamond Princess en Japón se infectaron con el nuevo coronavirus, que ya provocó la muerte a cerca de 1.700 personas, confirmó este domingo Anthony Fauci, funcionario de los Institutos Nacionales de Salud estadounidenses (NIH).

“Cuarenta de ellos han sido infectados”, indicó el funcionario norteamericano a la cadena CBS. “No irán a ninguna parte. Estarán en hospitales en Japón”, agregó.

Sobre el estado de las personas, detalló: “Podría estar infectado y tener síntomas mínimos, pero aún tiene la posibilidad de transmitirlo a otra persona. O podría estar infectado y tener alguna enfermedad pulmonar significativa que requeriría hospitalización y tal vez incluso alguna intervención grave”.

Estados Unidos empezó en las últimas horas la evacuación de sus casi 400 ciudadanos que se encuentran desde hace días frente a las costas de Japón en un crucero en cuarentena donde se han constatado 355 casos del nuevo coronavirus.

La evacuación llega cuando las autoridades japonesas han incrementado sus advertencias sobre el brote, instando a los ciudadanos a evitar lugares concurridos.

Las autoridades estadounidenses, por su parte, anunciaron el sábado que recomendaban a sus ciudadanos a bordo abandonar el barco y volar de vuelta a Estados Unidos. Varios países anunciaron medidas similares para evacuar a sus ciudadanos del crucero.

La madrugada del lunes los estadounidenses salieron del barco en grupos, pasando por un control de pasaportes improvisado, aunque no se sometieron a controles de salud, declaró a la agencia AFP Sara Arana, una pasajera californiana. Después subieron a bordo de autobuses, donde los conductores llevaban trajes protectores, y se les informó de que más de una docena de vehículos viajarían en un convoy.

Dos vuelos chárter deben llevar a los pasajeros del crucero a Estados Unidos, donde una parte permanecerá en cuarentena 14 días en una base militar de California y otra en Texas.

Harmony of the Seas arrives at Port of Southampton

Paul Jacobs/WENN.com

El número de nuevos casos por la epidemia disminuyó por tercer día consecutivo en China, donde este domingo había cerca de 1.700 muertos, mientras la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que es “imposible” predecir la evolución del brote.

Más de 68.000 personas han sido infectadas en China desde el inicio de la crisis, pero el número de nuevos casos diarios tiende a disminuir: el domingo alcanzó la cifra de 2.009, en el tercer día de repliegue consecutivo.

“Ya se puede constatar el efecto de las medidas de control y de prevención de la epidemia”, dijo el portavoz de la Comisión Nacional (ministerio) de Salud, Mi Feng.

Más prudente se había mostrado el sábado la Organización Mundial de la Salud (OMS), al considerar que era “demasiado pronto” para hacer previsiones sobre la evolución de la enfermedad.

Según el último balance anunciado el domingo por China, la neumonía viral COVID-19 provocó la muerte de 1.665 personas, la mayoría en la provincia de Hubei. En las últimas 24 horas, han muerto 142 personas.

El domingo también se registró el primer fallecimiento en Taiwán, un conductor de taxis de 61 años, se anunció oficialmente.

Entretanto en Europa, más de un centenar de alemanes, y una veintena de otras nacionalidades, fueron liberados de la cuarentena a la que estaban sometidos en una base militar de Fráncfort desde que fueron repatriados de Wuhan a comienzos de mes.

Fuente: Infobae