Un nuevo estudio asegura que tomar una siesta 1 ó 2 veces por semana puede ayudar a reducir el riesgo de un infarto o un derrame cerebral.

×