No es la primera vez que las personas se ofenden cuando otros hablan español a su alrededor. Un cliente en un restaurante en West Virginia comienza a decirle a un empleado que necesita hablar inglés. Alguien interviene para defender al empleado, pero el cliente sigue atacándolos.