Una niña de Chicago es la más reciente de las víctimas de la mielitis flácida aguda, una extraña enfermedad similar a la Polio para que aún no hay remedio