En Tornillo, Texas, hay muchos indignados con las condiciones de vida de los menores que siguen retenidos y separados de sus familias.