La Selección Mexicana se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para la verdeamarela en las dos últimas décadas.