Leave a comment
El cartílago en forma de oreja que crece en el antebrazo de una paciente se muestra como parte de la reconstrucción total del oído realizada en el William Beaumont Army Medical Center. (Foto: Ejército de EE.UU)

El cartílago en forma de oreja que crece en el antebrazo de una paciente se muestra como parte de la reconstrucción total del oído realizada en el William Beaumont Army Medical Center. (Foto: Ejército de EE.UU)

 

La joven soldado Shamika Burrage estuvo a punto de morir hace dos años tras un accidente automovilístico en Texas. Sufrió heridas en la cabeza y fracturas por compresión en la columna vertebral y los médicos dicen que si hubiera recibido asistencia médica 30 minutos más tarde habría muerto desangrada.

Burrage, hoy con 21 años, también perdió completamente su oreja izquierda, pero gracias a un novedoso procedimiento, le ha sido implantada una nueva en el Centro Médico del Ejército William Beaumont en El Paso, reportó el diario The Washington Post.

El Ejército dijo en un comunicado que Burrage recuperó su audición y que la operación fue un éxito.

“Iba a ir con la prótesis, para evitar más cicatrices, pero quería una oreja real”, dijo Burrage. Por eso decidió optar por el procedimiento.

Calificado de “primero de su tipo”, consistió en crear una oreja a partir del cartílago de las costillas de Burrage, explicó el centro médico en un comunicado. Luego se colocó la oreja debajo de la piel de su antebrazo para que creciera.

El procedimiento es una de las construcciones de oído más complicadas y permite la formación de nuevos vasos sanguíneos en el cartílago. Esto significa que Burrage también tendrá sensaciones en su nueva oreja una vez que se complete la rehabilitación, dijo la declaración del ejército.

“Todo el objetivo es que cuando termine con todo esto, se vea bien, tenga sentido, y dentro de cinco años, si alguien no la conoce, no se dará cuenta” de que la oreja no nació con ella, dijo el Teniente Coronel Owen Johnson III, jefe de la cirugía plástica y reconstructiva en el centro médico, citado en el comunicado.

“Los jóvenes soldados en servicio activo merecen la mejor reconstrucción que puedan obtener”, dijo.

Ha habido al menos dos casos en los que los médicos realizaron procedimientos similares al de Burrage. En 2012, una mujer perdió su oído por cáncer y tuvo un reemplazo bajo la piel de su antebrazo. Unos años más tarde, los médicos en China intentaron hacer crecer una oreja en el brazo de un hombre que había tenido un accidente automovilístico.

 

comments – add yours
×