La "Marcha por nuestras vidas" a hoy en Washington D.C.,

La “Marcha por nuestras vidas” a hoy en Washington D.C.,

La “Marcha por nuestras vidas” por un mayor control sobre las armas de fuego tomó las calles, con cientos de miles de personas participando en alrededor de 700 protestas a lo largo de Estados Unidos, y eventos en 37 países. Lo que empezó como un reclamo estudiantil abanderado por los sobrevivientes de la matanza de la escuela Marjorie Stoneman Douglas, en Parkland, Florida, donde 17 personas murieron el pasado 14 de febrero, ha crecido hasta convertirse en un movimiento nacional.

Bajo el lema “Nunca más”, el escenario de la protesta en Washington D.C. reunió tanto a estudiantes de Parkland como a victimas de otros tiroteos, activistas y artistas, quienes criticaron el papel desempeñado por la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) para bloquear toda regulación, y la falta de acción de los políticos, haciendo un llamado a la juventud a votar por quienes apoyen un cambio en el tema de las armas.

“Vamos a hacer de esto el tema de voto, en cada elección, en cada estado,” dijo David Hogg, un sobreviviente de Parkand.

“¡Vamos a salvar vidas!” agregó.

De momento las protestas se están viendo reflejadas en la opinión pública. Varias encuestas muestran una inflexión a favor de la necesidad de un cambio en las actuales leyes que rigen la venta de armas de fuego.

En menos de 5 meses ha aumentado en un 9% el número de personas que apoyan leyes más estrictas para las armas de fuego, de 61% a 69% entre octubre del año pasado y este mes de marzo, según una encuesta nacional llevada a cabo por la agencia The Associated Press.

El número de personas que creen que las leyes que regulan las armas de fuego deberían ser más estrictas es el mayor desde 2004, con 60%, mientras que el número de personas que creen que  ningún cambio es necesario está en su punto más bajo desde 1999, con 33%, según una encuesta conducida por la consultoría Gallup.

Edna Chávez, de 17 años, tomó el micrófono para hablar de de la violencia por armas de fuego en el sur de Los Ángeles, y de la muerte por bala de su hermano Ricardo.

“He perdido muchos seres queridos por la violencia de las armas. Esto es lo normal. Es normal hasta el punto que aprendí a esquivar balas antes de aprender a leer,” dijo.

“Ya basta. ¿Cuántos niños más tienen que morir hasta reconocer que tenemos un problema?” agregó.

Chávez criticó las propuestas hechas hasta ahora, por políticos y desde la misma Casa Blanca, incluyendo armar a los maestros y mayor seguridad en la escuelas, diciendo que ello sólo haría sentir como criminales a los estudiantes. Durante su duscurso, los asistentes correaron el nombre de Ricardo.

Alex Wind, otro sobreviviente de Parkland, hizo un llamado a la unión para confrontar la falta de regulación de las armas de fuego y quienes se oponen a que haya un cambio.

“Las balas no discriminan, ¿por qué lo haríamos nosotros?”, dijo.

Para Wind, el movimiento no se trataba de género, ni raza o partido político: “Se trata de vida o muerte. A todos los políticos ahí afuera, si toman dinero de la NRA han elegido la muerte.”

×