Leave a comment
US-CIA

Source: SAUL LOEB / Getty

La mañana de este martes 13, el presidente Donald Trump, sorprendió doblemente con su primer tuit en el que anunciaba la destitución de su secretario de Estado, Rex Tillerson y el nombramiento de Gina Haspel como la primera mujer en dirigir la CIA. La hasta ahora directora adjunta de la agencia de inteligencia, agradeció al mandatario por la oportunidad: “Me siento honrada por la confianza que ha puesto en mí”, sostuvo.

Haspel ha sido oficial de la CIA por más de 30 años. El 7 de febrero de 2017 asumió como directora adjunta de la agencia (también la primera mujer en llegar a este puesto), acompañando de cerca a Mike Pompeo, el hasta hoy director y quien asumirá el cargo de jefe de Estado. Entre sus labores figuraba la gestión de recopilación de inteligencia, análisis, acción encubierta, contrainteligencia y relaciones de enlace con servicios extranjeros.

Tiene amplia experiencia en el extranjero y se desempeñó como Jefe de Estación en varias ocasiones. En Washington, ha ocupado numerosos cargos de alta dirección, incluso como subdirectora del Servicio Nacional Clandestino. Y a pesar de que ha recibido distintos reconocimiento a lo largo de su carrera, su manera de trabajar no ha estado exenta de polémica.

Por ejemplo, se la acusa de haber utilizado el método “waterboarding” -cubrir de plástico la cabeza de un reo o introducirla en un tanque de agua hasta que sienta que se ahoga- con el fin de que conseguir una confesión en un centro de detención secreto de los Estados Unidos en Tailandia.

El Centro Europeo para Derechos Constitucionales y Humanos presentó un informe legal a los fiscales federales alemanes contra los métodos utilizados por Haspel. El documento acusa que  Abu Zubaydah, ciudadano saudí y miembro de alto rango de Al Qaeda, detenido tras el ataque del 11 de septiembre de 2001, fue sometido 83 veces en un mes al “waterboarding” en un centro en el que Haspel estaba a cargo en 2002.

Una investigación del Senado estadounidense en 2014 descubrió que sus técnicas de interrogatorio no produjeron información útil en la llamada guerra contra el terrorismo, pero algunos ex funcionarios de la agencia de inteligencia dicen que las técnicas han producido información valiosa.

comments – add yours
×