Mientras afuera sonaban los disparos, no pocos estudiantes y maestros se despidieron de sus familiares porque pensaron que iban a morir.