Varias organizaciones se han sumado al grito de miles de jóvenes para reclamarle al Congreso y a la Casa Blanca nuevas leyes que contengan el acceso a las armas.