Close-Up Of Hand Banging Gravel At Desk

Source: Audtakorn Sutarmjam / EyeEm / Getty

Expertos dicen que ya es el tiempo de divorciarse si hay problemas de pareja. Debido a la reforma fiscal de Donald Trump, tendrá que pagar más para el proceso legal.

La Tax Cuts and Jobs Act, que se convirtió en ley el pasado 22 de diciembre, acaba con la deducción fiscal de la que se beneficiaban desde hace 79 años las pensiones económicas que un conyuge puede obtener del otro por orden de un juez tras la separación o divorcio.

Para las personas más adineradas, esta deducción puede suponer tener que pagar hasta un 40% menos.

Aunque la ley ya ha entrado en vigor, esta deducción no desaparecerá hasta el año que viene, lo que, según los abogados consultados por el citado medio, podría servir como medida de presión para lograr el divorcio cuanto antes.

De igual forma, podría complicar las separaciones a partir del año que viene, puesto que el cónyuge más adinerado podría luchar hasta el final para no tener que pagar una pensión al otro. “Reduce la capacidad de negociación de los cónyuges vulnerables, en su mayoría mujeres, para lograr estabilidad financiera tras el divorcio”, indica al citado medio Brian Vertz, abogado de Pittsburg.

Esta medida podría servir sin embargo para recaudar 6.900 millones de dólares durante la próxima década, pagando así el coste de 1.500 billones de dólares que la reforma fiscal puede costar al Gobierno (beneficiando, en gran medida, a las empresas).

×