Tras ser arrestada en el Congreso, Erika Andiola se mantiene firme en su intención de combatir por todos los dreamers, a pesar de que pudiera ser deportada.