closeup shot of Cannabis plant

Source: Stockfoo / Getty

El plan de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) para reclasificar la marihuana como una droga menos peligrosa marca un cambio histórico con posibles implicaciones significativas en todo el país. La propuesta reconocería el uso medicinal del cannabis y su menor susceptibilidad al abuso en comparación con otras drogas, aunque no legalizaría directamente su uso recreativo.

Una vez aprobada por la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca, la DEA abrirá un período para que el público comente sobre la posibilidad de mover la marihuana de la clasificación I, donde están las drogas más peligrosas como la heroína y el LSD, a la clasificación III, donde se encuentran sustancias como la ketamina y algunos esteroides anabólicos. Después de este proceso, que incluirá la revisión de un juez administrativo, la agencia emitirá una determinación final.

El anuncio llega después de que el presidente Joe Biden solicitara una revisión de las leyes federales sobre la marihuana y avanzara en el indulto de miles de personas encarceladas por posesión simple de la droga. Además, ha instado a los líderes estatales y locales a tomar medidas similares para anular condenas relacionadas con la marihuana.

Esta medida podría ayudar a Biden a ganar apoyo, especialmente entre los jóvenes, en un año electoral. Cabe destacar que tanto él como un número creciente de legisladores de ambos partidos han estado presionando a la DEA para tomar esta decisión, especialmente a medida que la marihuana se ha vuelto más aceptable y despenalizada, particularmente entre los jóvenes.